viernes, 10 de septiembre de 2010



¡Oh, Dios! Sea cual fuere la parte de este mundo que me hayas asignado, concédesela a tus enemigos; y sea cual fuere la parte del otro mundo que me hayas asignado, concédesela a tus amigos.
Tú ya eres bastante para mí.


Rabi'a al-Adawiyya

No hay comentarios: