jueves, 6 de enero de 2011

Cuando estés libre





Que postergues actuar para cuando estés libre, es una de las torpezas del alma.

Ibn Ata Allah

Jamás dudes


Jamás dudes de la promesa si no se produce lo prometido aunque se haya fijado su momento. Que ello no mengüe tu visión interior ni disminuya la luz de tu fuero íntimo.

Ibn Ata Allah

domingo, 2 de enero de 2011

Sumérgete


Sumérgete en ese Océano de dulzura,
y deja que en él se ahoguen los errores
de la vida y de la muerte.

Kabir

El verdadero discípulo





Cometiendo sus errores sigue su curso el universo entero:
pocos son los amantes que conocen al Amado.
El verdadero discípulo es aquel que reúne en su corazón
la doble corriente del amor y el desinterés...

Kabir

¿Cómo pudiera?


¿Cómo pudiera yo pronunciar esa palabra oculta?
¿Cómo decir que Él no es esto ni aquello?
Si digo que Él vive en mí, se avergüenza el universo;
si digo que Él está fuera de mí, lo que digo es falso.
Es Él quien convierte lo externo y lo interno
en una indivisible unidad;
Lo consciente y lo inconsciente le sirven de escabel.
Él no está manifiesto ni oculto;
no está revelado ni sin revelar.
¡No hay palabras que capten lo que Él es!

Kabir

Brilla en mi interior


Brilla en mi interior la Luna,
pero mis ojos, ciegos, no pueden verlo;
Yace la Luna en mí, y también el Sol.
El eterno Tambor del Silencio en mí resuena,
pero mis oídos, sordos, no pueden oírlo.
En tanto el hombre clame por su YO y lo MÍO,
nada vale cuanto haga.

 
Kabir

No vayas





No vayas en pos del jardín florido;
oh mi amigo, no vayas en pos de él;
en tu cuerpo florece el más glorioso de los jardines.
Toma tu asiento sobre el loto de mil pétalos
y de ahí contempla la Belleza infinita.

Kabir

sábado, 1 de enero de 2011

¡Oh corazón mío!




¡Oh, corazón mío! ¿A qué ribera te diriges? No hay ante ti ningún viajero, ni camino alguno;
¿dónde se encuentra el movimiento, dónde se encuentra el descanso en aquella ribera?
Allí no hay agua, ni barco, ni barquero;
ni siquiera hay una cuerda para arrastrar el barco,
ni hombre alguno para tirar de ella.
No hay tierra, ni cielo, ni tiempo, ni nada;
allí no hay ribera ni hay vado.
No existe allí ni el cuerpo ni la mente; y,
¿cuál es ese lugar que puede calmar la sed del alma?
No lo encontrarás en ese vacío.
Sé fuerte y entra dentro de tu propio cuerpo;
pues allí tu pisada será firme.
¡Oh corazón mío! Considéralo bien y no vayas a ninguna parte.
Aparta de ti todas las imaginaciones y afiánzate en lo que eres...

Kabir

La poesía

La poesía no es sino
un manto de lana;
que cubre al que en él
está escondido;
O es un ángel que te cubre de luz,
o un diablo que te deja desnudo.

Rumi