sábado, 22 de octubre de 2011





Esas palabras tiernas que nos decimos uno al otro


están guardadas en el corazón secreto del paraíso.

Un día como la lluvia, ellas caerán y mojarán todo y



su misterio crecerá verde sobre el mundo.



Rumi

Solía







Solía ser tímido.
Tú me hiciste cantar.

Rumi

Consumiéndose





El Amor es insensato, no razona.

La Razón busca un beneficio.

El Amor se te declara,

consumiéndose, inmutado.


Rumi

El amor





El amor es como el almizcle. Atrae la atención.

El amor es un árbol, y los amantes, su sombra.


Rumi

El niño en mi corazón







Le pedí noticias

De mi Amante sediento de sangre.


Mientras esperaba,


Iba de aquí para allá


Hasta que el niño en mi corazón quedó silencioso


Y durmió como si estuviera meciendo su cuna.



Rumi

Tu resplandor





Tu resplandor 

ha encendido una llama en mi corazón. 


La tierra y el cielo,


mi flecha del amor


ha llegado al blanco. 


Estoy bajo el techo de la clemencia 


y mi corazón es recinto de oración



Rumi

Escuché mi nombre

Durante años, copiando a los demás, traté de conocerme

Desde dentro no podía decidir qué hacer


Incapaz de ver, escuché mi nombre


Luego, salí afuera...



Rumi

Como una vela





Ardo como una vela en el camino del amor.


¡que todos mis tiempos se pierdan en un instante único!



Rumi

El hombre es un libro





El hombre es un libro


En el están escritas todas las cosas


Y sus opacidades no le permiten ver



Lo que sabe.



Rumi

Mi corazón





¡Mi corazón está ardiendo!



Vago por el desierto




en mi locura




y las llamas de mi pasión




devoran el viento y el cielo.


Rumi

Sabed





Sabed que mi amada se oculta a los ojos de todos,


que está más allá de la creencia de todas las creencias,



que es tan clara en mi corazón como la luna,



que es la vida de mi cuerpo y de mi alma.


Rumi

Si te atienes

Si te atienes a los nombres pierdes de vista el Uno


Los nombres son muchos, mientras que el Uno es único. 

Ese es el árbol que estás buscando. 


Te has tomado tu misión al pie de la letra, 


por eso has fracasado.


Así fue como descubrió las raíces del árbol, 


buscando en su propio corazón,

Rumi