jueves, 19 de septiembre de 2013

Fragmento



"Cuanto más se ha recogido el alma, tanto más estrecha es, y cuanto más estrecha es, más amplia es"

Maestro Eckhart

Fragmento



¡Detente! ¿A dónde corres? 
El cielo está en ti. 
Buscas a Dios en otra parte y lo pierdes de continuo.

Angelus Silesius

Fragmento

"Piensas, oh necio, que verás a Dios y su luz; nunca lo verás si no lo ves hoy"

Angelus Silesius

Poema zen





"Las flores en primavera, la luna en otoño, en verano la brisa fresca, en invierno la nieve.

Si el espíritu no se ve obnubilado por cosas inútiles, 
esta es la estación más feliz del hombre" 

lunes, 16 de septiembre de 2013

De "Sobre el amor"



"Lo que al final de nuestras vidas
tendremos en las manos
no son nuestras habilidades ni nuestras obras.
Ante todo y sobre todo,
nos tendremos que plantear la pregunta
de cuánto hemos amado".

Willigis Jäger

viernes, 13 de septiembre de 2013

Fragmento




"No pida nunca estar libre de peligros, sino denuedo para afrontarlos.
No quiera yo que se apaguen mis dolores, sino que sepa dominarlos mi corazón...
No anhele yo, con afán temeroso, ser salvado, sino esperanza de conquistar, paciente, mi libertad. 
¡No sea yo tan cobarde, Señor, que quiera tu misericordia en mi triunfo, sino tu mano apretada en mi fracaso" 

R. Tagore.

Fragmento



"Cuando el camino me cansa y la sed del día bochornoso;
 cuando las horas espectrales del crepúsculo ensombrecen mi vida, 
no te pido ya que me hables, Amigo mío, 
sino que me toques con tu mano"

 R. Tagore.

De "La cosecha"



"En el relámpago de un instante, he visto en mi vida la inmensidad de tu creación; de tu creación entre mil ruinas, de mundo a mundo. ¡Qué llanto de indignidad cuando miro mi vida en manos de horas locas! Pero cuando la veo en tus manos, comprendo que es demasiado preciosa para ser malgastada en la sombra"

R. Tagore

De "La cosecha"



Día tras día, mis manos se levantaron a tu puerta, pidiendo, pidiendo.
Tú me diste y me diste, a veces un poquito, a veces mucho. Yo cogía y dejaba, a mi antojo.
¡Algunas cosas me pesaban más! Otras las dejé para jugar, y las rompía cuando me cansaban... El montón de ruinas y olvidos de tus limosnas se hizo tan grande, que te escondía. Y mi corazón se cansó de esperar y esperar, y cayó rendido.
Ahora te pido así: "¡Ten, ten!".
¡Destroza todo lo que hay  en este platillo de pedir! ¡Apaga esta lámpara de tu inoportuno centinela! ¡Tómame las manos; levántame sobre el montón de tus limosnas, que aún sube, a la desnudez infinita de tu presencia solitaria!"

Rabindranath Tagore

De "La cosecha"



"Tu palabra sí que es sencilla, Maestro mío, no la de los que hablan de ti! ¡Qué bien entiendo la voz de tus estrellas y el silencio de tus árboles! Y sé que mi corazón quisiera abrirse como una flor, que mi vida se ha llenado en una fuente escondida". 

Rabindranath Tagore

De "La cosecha"



"Un puñado de polvo podía ocultar tu seña cuando yo ignoraba su sentido. Ahora que sé más, la leo en todo lo que antes la escondía. 
Está pintada con hojas de flores, la destellan las olas en espuma, los montes la levantan sobre sus cumbres.
Como yo no te miraba, leía las letras al revés, y no sabía su secreto". 
Rabindranath Tagore. 

De "La cosecha"



"Estabas en medio de mi corazón. Y mi corazón erraba y no podía encontrarte. Como vivías siempre en mis amores y en mis esperanzas, te escondiste de ellos hasta el fin. Eres la alegría más honda de mi juventud. Y yo corría, embriagado con mis juegos, sin ver tu alegría. Tú me cantabas en los arrobos de la vida, y yo me olvidaba de cantarte a ti".
   
Rabindranath Tagore.