domingo, 27 de julio de 2014

El trabajo del ser humano consiste en preparar constantemente su corazón liberando su voluntad de deseos extraños, su razón de ansiedades, y su memoria de las preocupaciones inútiles, e incluso a veces de las necesarias. Una voluntad descuidada producirá pensamientos inútiles; una voluntad corrompida engendrará pensamientos perversos... mientras que una voluntad honrada se dedicará a lo necesario para la vida. Pero una voluntad amorosa engendrará pensamientos capaces de saborear la bondad de Dios. 

Guillermo de Saint-Thierry

No hay comentarios: