lunes, 29 de junio de 2015

Quince segundos

Entre lo consciente y lo que no tiene conciencia,
la mente ha colocado un columpio:
Todas las criaturas terrestres, todas las estrellas
se balancean entre estos dos árboles
sin detenerse jamás.

Divinidades, animales, seres humanos, insectos por millones,
incluso el sol y la luna giran.
Las edades pasan y el movimiento continúa.

Todo se balancea: el aire, la tierra, el agua, el fuego,
y el elemento secreto con que lentamente se construye un cuerpo.
Kabir vio eso por quince segundos y se convirtió en su servidor por toda la vida.

Kabir.

No hay comentarios: